El viernes por la noche Fanny, querida amiga ibicenca, me preguntó: “¿Y ahora qué?”. Le respondí: “Toca celebrarlo, mañana analizamos”. Hoy es mañana.

Tal es la sensación de asco y hastío que la Derecha Extrema del PP y Ciudadanos ha dejado con su acción gubernamental y de bloqueo parlamentario que cualquier rendija ventilando el olor a cerrado y sacristía se festeja como agua de mayo.

Basta con cerrar los ojos. Se agradece no ver más a M. Rajoy, Mariano “el imperturbable” dejando en su escaño un bolso (suyo o de Soraya, ignoro su gusto en complementos) para poder ausentarse del debate de la moción de censura y pasar la tarde en un bar con sus amigotes. “Total, lo tratado en el Congreso tampoco es tan importante. Ya escampará”, pensaría. Eso es ser a la vez “muy y mucho español”. Con un par.

O dejar de contemplar a Rivera en el papel del primo que hay en todas las familias, el engatusador de tíos sin hijos de quienes espera heredar. Ese individuo que va por la vida sin malos gestos pero al que nunca le conocimos una buena acción. El pariente que siempre pone el cazo y arrima sibilinamente el ascua a sus intereses.

Ha sido gratificante verlo estos días enfurruñado por no salirle la jugada prevista. En los contratiempos es donde desaparece su buena cara y deja traslucir la verdadera personalidad.

Por lo que me toca de apellido compartido, es un primo muy retirado. El parentesco gordo lo tiene con la otra rama, la de José Antonio. Pese a la diferencia de edad y época parecen calcados.

Albert además ha desarrollado una rara enfermedad visual, una variante de daltonismo. Potencia de tal forma los colores rojo y gualda que le impide ver corruptos, trileros, fascistas, xenófobos…Solo ve españoles.

A Fanny hoy le digo que recurramos a los clásicos y centremos posiciones en el leninista “¿Qué hacer?. Unidos Podemos jugó perfectamente esta semana el papel que en ese momento correspondía. Demostrando que en Política se puede tejer Pluralidad hasta llegar al consenso en acciones fundamentales y de camino enseñar a P. Sánchez y aúlicos consejeros que los números salían. Igual que hubiesen salido hace unos años si en el ticket de gobierno no hubiesen puesto de condición “sine qua non” la presencia de los naranjitos. Va a tener razón la parte del informe PISA que año tras año resalta los problemas que los españolitos -de a pie y no tan de a pie- tenemos con el 2+2.

Por el dolor y daño que han causado con sus decisiones y sensación de impunidad a la Ciudadanía española, lástima de tiempo extra regalado al Conservadurismo ultramontano.

Ahora Unidos Podemos comprobará en sus carnes que la estrategia del PSOE de Sánchez pasa por aprovechar lo que resta de legislatura para darse a conocer.

El aparato de Ferraz siempre ha sido hábil para publicitar y vender gestos que no cuesten ni cuestionen las bases del Sistema. Máxime teniendo en cuenta que algunas de sus “viejas glorias” tipo Guerra/González parecen futbolistas comprados por una casa de apuestas. Siempre dispuestos a meterse en propia puerta los goles que hagan falta con tal de garantizar el acceso a corto plazo a la Moncloa de A.R. el “elefante blanco” del IBEX 35, FMI y Davos.

Por eso UP debería centrar su papel institucional en rebajar la tensión de la llamada “cuestión nacional”, inundando de iniciativas sociales que desactiven la guerra de banderas, acaben con los Tribunales Inquisitoriales surgidos al calor de una Ley Mordaza que posibilita el desmelenamiento de los jueces meapilas amparados en esa aberración legal, pongan en el centro la defensa de los sectores públicos esquilmados, empezando por Sanidad, Educación y Pensiones. Reforzando las bases que paren y reviertan privatizaciones, deroguen la LOMCE, auspicien el Estado aconfesional real…
Apoyando en definitiva las propuestas del PSOE que vayan en este sentido y patrocinando otras de cosecha propia que obliguen a escoger/retratarse a quienes desde el 1 de junio detentan el gobierno.

Nosotros a lo nuestro, a combinar luchas institucionales y movilizaciones. Única forma de hacer efectivo el “Sí se puede” que el viernes resonó dentro y fuera del Parlamento.

La experiencia nos dice que esperando al Godot socialista en 1982 llegó el González -reconversor y de la “guerra sucia”- entregado a la OTAN y que la reedición de 2004 trajo al Zapatero de la reforma del artículo 135 y los recortes, bajo la falacia de la “estabilidad presupuestaria”.

No sabemos quién vendrá en 2018 pero por si acaso es mejor seguir caminando y no esperarlo sentado. Si a Sánchez le interesan propuestas y horizonte ya se incorporará al recorrido.

Si por el contrario trae de serie -como ha sido habitual en los anteriores presidentes de su partido- no tocar ningún eje del Sistema Bipartidista y convertir sus iniciativas en un lavado de cara puramente cosmético, pronto nos enteraremos.

Acostumbrados a un PSOE que se reclama de Izquierda en la oposición para olvidar ideología, discurso e intenciones cuando se instala en el Poder, luchemos para no fallarnos a nosotros mismos.

Pablo, Alberto, Juancho, Tere, Ada…Lo dicho.

Fuente: Colectivo Prometeo