El 21D la Ciudadanía catalana va a tener la oportunidad de pronunciarse con su voto sobre “el conflicto nacional”. Nuestra postura sobre el tema es conocida pero no importa repetirla resumida: “Ni DUI ni 155. No somos independentistas pero estamos a favor de un Referéndum Pactado y de liberar a los encarcelados. Frente a la Represión, República Federal”. Pese a la claridad del enunciado siempre habrá un “trol” que nos acuse de ambiguos. Contra los encefalogramas planos y los prejuicios dogmáticos es imposible combatir. Como dicen en mi pueblo “Nunca te acerques a una cabra por delante, a un burro por detrás y a un tonto por ningún lado”.

Por ello queremos pediros un favor: romped el nudo gordiano que quiere hacer pivotar todas las propuestas políticas sobre la cuestión nacional para que el eje identitario se convierta en centro y foco único del debate electoral. No intentéis desatarlo porque las Penélopes de uno y otro bando volverán a anudarlo en el momento que os deis la vuelta. La única manera de anular el debate monotemático es cortándolo de tajo con la espada de vuestro voto.

¿Cómo? Teniendo en cuenta que los patrocinadores del DUI/155 están en la fase del “no hay peor sordo que el que no quiere oír”, se hace –aunque sólo sea por nuestra salud mental – más necesario que nunca introducir en la campaña elementos transversales que ayuden a cicatrizar heridas. Los que ya sabéis porque los trabajáis desde siempre: precariedad, paro, desahucios, explotación, corrupción, paraísos fiscales… En definitiva todos los problemas reales que se han querido tapar con las banderas.

Tomad conciencia de lo duro que nos resulta ser tachados de “proindependentistas” al Sur del Ebro y de “unionistas” al Norte del río. Ocurre como suele pasarle al que media en las peleas: al final te llevas todas las hostias. Especialmente cuando el paisanaje disfruta marcando con la “X” de traidor (si nos tildasen de “parias” no nos importaría. El calificativo lo traemos de serie y para más inri lo reivindicamos en “La Internacional”).

Os pedimos que al acudir a votar ese jueves de diciembre, intentéis sacar algo positivo de tanta carga negativa acumulada en los últimos meses. Para daros un gusto que enfríe la sonrisa de los “Chukys”, esos aprendices de muñecos diabólicos que tanto han aflorado a raíz del “Procés”. Unos en el papel de conductores de impulsos suicidas dando volantazos mientras piensan “ya se apartará el que viene de frente” porque han ocupado el carril que más convenía a sus intereses particulares. Otros porque al masticar mientras silabean lentamente “es-pa-ÑAAA”/ca-ta-lun-YAAA” trituran y degluten cualquier rueda de molino que les lancen.

Es un error garrafal (“¡o no!”, gritan desde la Moncloa) transformar las desavenencias en martiriologio y empecinarse en llevar a Puigdemont, su gobierno y parlamentarios del Junts pel Sí ante un remedo de tribunal de la Inquisición. Máxime porque así opacan las barbaridades jurídicas y antidemocráticas puestas en marcha desde el Parlament (recordad el alegato de Coscubiela) y ayudan a vestir de limpio a gobiernos como el de CIU y sus epígonos que desde hace decenios aplican de forma consciente e inmisericorde en Cataluña la misma política antisocial y derechista que sus conmilitones del PP.

Por supuesto haced oídos sordos a las invitaciones del PSC para bailar la “Yenka” (recordad la letra “izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante, detrás, un, dos, tres” entonada por la melodiosa voz de Pedro “El Silenciario”) y frustrad los acercamientos o “arrimadas” de los naranjitos de Rivera. Recordadles el aforismo de la mujer del César: si no son  “joseantonianos” tampoco deben parecerlo.

Y boicotead el intento de desfile en su Primer Año Triunfal (reminiscencia del franquismo genético nunca superado) que el PP ansia realizar por la avenida del Generalísimo, hoy avinguda de la Diagonal. Ya sabéis que los conservadores hispanos no son partidarios de alterar el nomenclator de las calles.

Si al cinturón industrial de Barcelona y a la Cataluña de progreso no le han dado la vuelta como a un calcetín, aún debe ser posible un espacio de tolerancia que articule un potente foco solidario. El mismo que en la Transición se encarnó en el lema “Libertad/Amnistía/ Estatut de Autonomía”.

Catalanes, tenéis la llave para centrar el debate  en la impugnación del modelo económico y social compartido por los sostenedores del Régimen de Felipe VI (en su autobombo “constitucionalistas”. Cosas veredes amigo Sancho) y los herederos de Pujol, hoy encarnados en el  PdCat.

Desde el Poder se ha decretado que el “molt honorable”  citado en la frase anterior fue un sueño de una noche de corrupción y que Urdangarín aunque ya no sea duque de Palma ostentará el título de “eterno presunto”. Y además a él (y su esposa, la Infanta “hermana de…”) siempre le quedará Suiza, como en Casablanca.

El actual Gobierno proclama que la Gürtel no existió mientras nos enseña el cubilete de la bandera. La maniobra intenta convertirnos en una nación de lotófagos con pérdida de memoria incluida. Utiliza para conseguir sus fines la táctica del calamar a la espera de que los ríos de tinta oculten las fechorías.

Ayer el ministro Montoro aplicó un 155 bis al Ayuntamiento de Madrid, interviniendo sus cuentas. Para que no visualicemos que con políticos honrados los números cuadran, se amortiza la deuda y se puede invertir en gasto social. Lo contrario que cuando gestiona el PP. Es curioso que el único rojo permitido por el partido de la Derecha extrema es el de las cuentas municipales, autonómicas y estatales siempre que lo provoque la transferencia  de dinero público a bolsillos privados.

Por eso sus canales de control ideológica pretenden  que pase desapercibida la declaración del inspector jefe de la UDEF Manuel Morocho “La Gurtel del PP es corrupción en estado puro” ( Así explicó el inspector jefe de la UDEF…).

Llueve sobre mojado. Hace unos meses la portavoz de Podemos Irene Montero en una  brillante intervención parlamentaria recitó en menos de cinco minutos 65 casos de corrupción pepera. En 2016 en solo 31 casos de podredumbre que afectaban al PP había 835 imputados (El Plural: Los 31 casos de corrupción…)

Cuando lleguen al corrupto oficial 2000 –”o sea” (inmersión lingüística pija) con investigación policial abierta-, piensan sortear entre los imputados un crucero por el Caribe que recorrerá Panamá, Bahamas, las islas Caimán y las Vírgenes. Así no quedará ningún “paraíso” sin tocar.

¡Lástima que para completar el panorama sea tan difícil averiguar quién puede esconderse tras el M.Rajoy que aparece en los papeles de Bárcenas!

Con lo fácil que resulta en cambio aplicar la ley Mordaza y condenar a twiteros, raperos (¡3 años y medio de cárcel a Valtonyc por una cancíón!) y humoristas del Jueves. Supongo que los antiguos  “Je suis Charlie” saldrán ahora en aluvión a poner  en su perfil el “Nous sommes le Jeudi”. Se trata de libertad de expresión, ¿no?

Lo dicho. Catalanes, dadle una oportunidad a quienes intenten poner en pie un escenario político diferente, combinando respeto a los derechos humanos, libertad de expresión, derecho a decidir…y preocupación por el día a día. Hay una opción que cumple todos los requisitos: la de En Comú Podem-Catalunya en Comú.

Utilizadla y hacednos un favor: que vuestro voto sea la válvula de seguridad para soltar el vapor de la olla a presión. Desde el Sur que también existe no podéis imaginar cómo lo agradeceríamos.