Tras más de cien días de encierro y en huelga indefinida desde el 14 de marzo, el conflicto del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga con el Ayuntamiento de la ciudad va camino de enquistarse después de varios meses en un tira y afloja constante.

La historia del conflicto ha tenido este domingo 23 de abril un hito importante con una multitudinaria manifestación en defensa del servicio público que viene a poner de manifiesto que los ciudadanos y las diferentes luchas laborales y colectivos sociales de Málaga están concienciadas y volcadas con este conflicto concreto.

Y es que prácticamente todo el mundo entiende que las reivindicaciones de los bomberos malagueños no sólo son justas y dignas en términos laborales sino que deberían ser acometidas por la seguridad de todos los malagueños.

Reclasificación de su categoría laboral, regularización de la jornada, aumento de la plantilla a niveles aceptables o la actualización de un reglamento interno en vigor desde hace más 50 años son algunas de las reivindicaciones de los bomberos, que además se enfrentan a expedientes disciplinarios, amenazas de despidos y recortes presupuestarios año tras año.

En un ambiente festivo y encendido la manifestación contó con colectivos como los estibadores, la PAH, empleados de telemarketing, servicios de emergencia, sindicatos, Marchas de la Dignidad y representantes de partidos políticos, que vuelve a dejar la pelota encima del Ayuntamiento y del equipo de gobierno del PP, que sigue empeñado en dejar que la ciudad de Málaga siga calentándose.

Miguel Domínguez Duran, miembro de la Mesa Estatal del FCSM  y del Frente Cívico Somos Mayoría de Málaga.

"Bomberos Málaga"

"Bomberos Málaga"

"Bomberos Málaga"

"Bomberos Málaga Pablo Iglesias"